Isabel Aninat

Alonso de Córdova 4355, Vitacura

+56 2 2481 9870

Sitio web

instagram / facebook

Exposición

El arte debe ser ineludible

Artista

Elias Adasme

Inauguración

Jueves 10 - 20:00 horas

EL ARTE DEBE SER INELUDIBLE, primera exhibición individual en Chile del artista Elías Adasme. Estas exposición constituye una aproximación inédita e indispensable a la obra de un artista que, pese a su reconocimiento internacional, permanece invisibilizado o escatimado por los relatos oficiales del arte chileno. Esta exhibición intenta saldar esa deuda, presentando por primera vez en su país un conjunto de piezas con lo mas trascendente, característico y amplio de su trabajo, que incluye desde sus históricas acciones de arte en el contexto dictatorial, hasta obras más recientes que nos interpelan sobre la crueldad y la injusticia de un mundo siempre convulsionado. Este conjunto, integrado por foto-performances, videos, collages y una instalación, revela en todas sus facetas a un creador comprometido con la búsqueda de una belleza cruda, deslumbrante y crítica. En definitiva, la opción por un arte urgente y replicante, un arte que pueda incidir de manera dinámica y eficaz sobre la realidad, no sólo para cuestionarla sino también para intentar su transformación.

Por primera vez en Chile se exhibirá el políptico; A Chile, obra que se encuentra en el Museo Reina Sofía y que graficó la muestra sobre Latinoamérica que realizo esta importante institución.
A Chile (1979-1980) es una de las piezas más representativas de la trayectoria artística de Elías Adasme. Fue mostrada en la Bienal de París de 1982, pero nunca dentro de su país, ya que el artista se exilia a Puerto Rico en 1983, tras varios arrestos y amenazas de muerte por parte del régimen de Pinochet. Pertenece al grupo de artistas que la escritora Nelly Richard agrupó bajo la denominación «Escena de Avanzada», con la cual designaba una serie de prácticas surgidas en Chile durante la dictadura militar situadas en los márgenes no-oficiales. Dichos artistas desarrollaron estrategias de activismo artístico y contra-narraciones, materializadas a través de la performance y la intervención en el espacio público. Cuatro de los cinco paneles que constituyen la obra muestran acciones del artista, llevadas a cabo entre diciembre de 1979 y diciembre de 1980. El quinto describe los lugares públicos donde mostró las imágenes de las foto-performances y la medición del tiempo que estas permanecieron pegadas en las calles de la ciudad de Santiago, con frecuencia rápidamente arrancadas por ciudadanos partidarios del Régimen o por la policía. El conjunto esboza una cartografía del dolor, representada mediante el cuerpo semidesnudo del artista, erguido o colgado bocabajo, junto al mapa longitudinal de Chile, usado, según las palabras de Adasme, «como metáfora y confrontado al espacio “construido” socialmente como: privado – público – íntimo».